Estas fueron las 9 reglas de etiqueta que Meghan Markle debió aprender antes de casarse con el príncipe Harry

Bien claro está que para vivir como royal no es nada más asistir a recepciones y beber champagne, y pronto, Meghan Markle lo descubrirá.

La exactriz, de 36 años, se está sometiendo a un “entrenamiento de princesa” con reglas de etiqueta que debe aprenderse antes de casarse con el príncipe Harry, de 33, el próximo 19 de mayo.

La coach londinense de protocolo Emma Dupont fue entrevistada por The Sun y dio un resumen de lo que Megan tiene que estar puliendo para aplicar en su nueva vida.

Desde dominar sus estados de ánimo, aprender la llamada la “inclinación de la duquesa”, despedirse de las muestras de afecto en público hasta olvidarse de los oscuros esmaltes de uñas… Por cierto, algunas de estas reglas se pueden adoptar para nuestro diario vivir.

Comencemos…

1. Adiós a las muestras de afecto en público

El prícipe William y Kate Middleton rara vez se toman de las manos en público, pero Harry ha estado desafiando el ejemplo de su hermano mayor en los últimos meses. Sin embargo, las muestras públicas de afecto se consideran de mal gusto en los círculos de la clase alta, y es probable que la pareja recién comprometida lo suavice después de casarse.

“Las demostraciones públicas de afecto deben evitarse, y los besos sociales solo están reservados para aquellos que conocemos bien, ya que es un gesto íntimo”, asegura Emma.

“La familia real no debe ser tocada por nadie, aunque pueden iniciar contacto corporal si lo desean”, afirma la experta en protocolo.

“Esta regla se remonta a la Edad Media cuando se creía que la monarquía fue designada por Dios y debe ser tratada como tal”, dice sobre este punto

2. A sentarse derecha

“Se debe prestar suma atención a este punto”, dice Emma.

“Ninguna cantidad de bolsos de diseñador o gafas de sol compensará la imagen poco elegante de alguien encorvado al sentarse o al caminar”. ¿Anotado? Esto sirve para todos.

3. La inclinación de la duquesa

¿A qué se refiere este término? Bueno, a nadie le gustaría ser captado en una imagen mostrando la ropa interior, y los miembros de la realeza tienen una técnica especial para evitar esto. Se le conoce como el duchess slant, traducido como la “inclinación de la duquesa”, y tanto la princesa Diana como la duquesa de Cambridge la han seguido al pie de la letra.

“Las mujeres deben sentarse con las rodillas juntas o los tobillos cruzados. Sugiero dominar la “inclinación de la duquesa” para un refinamiento óptimo. Las rodillas juntas y ambas piernas están inclinadas hacia un lado, evitando así la falta de elegancia y un postura en ’V’ que puede ocurrir cuando las piernas se cruzan”, aconseja Emma Dupont.

4. A reinventarse

La preparación personal es importante para los miembros de la familia real y la apariencia debe ser “discreta”, pero elegante.

“A las damas reales se les dan pautas estrictas para asegurarse de que no se vean excesivamente maquilladas”, asegura Emma.

“El esmalte de uñas, si se usa, debe ser neutral. Uno de los tonos más populares es Ballet Slippers by Essie, aparentemente el favorito de la reina, y usado por Meghan Markle para las fotos oficiales de compromiso”.

Meghan solía ser fanática del barniz de uñas negro, pero tendrá que atenuarlo en el futuro.

5. ¡Adiós a las selfies!

Cuando era actriz, Meghan solía ser fan de las selfies, pero esos días han quedado atrás.

“La tecnología moderna trae un nuevo conjunto de reglas y la familia real tiene una estricta política de ‘no selfies‘”.

6. Los modales en la mesa

Los miembros de la realeza adoran una cena elegante, por lo que Meghan tendrá que aprender a usar los cubiertos como sus nuevos suegros y abandonar sus raíces estadounidenses…

“Un buen conocimiento de las reglas de etiqueta para el momento de la cena es esencial.  Puedes caminar bien, vestirte bien y hablar bien, pero si te estás metiendo la comida en la boca y comiendo como mi perro lo hace, con la cabeza en su plato, todas las reglas de refinamiento colapsarán.

Meghan tendrá que abandonar el estilo de alimentación estadounidense, a menudo conocido como el “método en zigzag”, y aprender a colocar, en todo momento, los dientes del tenedor cuando coma al estilo británico”.

El “método en zigzag” es un estilo estadounidense con el cual, las personas colocan el tenedor con la mano izquierda para cortar, pero lo cambian a la mano derecha para comer.

7. Bien actualizada

Los miembros de la realeza deben estar bien informados sobre temas de actualidad para poder tener una buena conversación antes y después de cualquier coctail o cena.

“Mantenerse al día con asuntos de actualidad, películas, libros y eventos mundiales se traduce en sentirse seguro al conocer gente nueva. Las conversaciones son esenciales para construir relaciones”.

8. Mantener la calma

Las lecciones de Meghan también incluirán consejos para mantener una conducta tranquila en todo momento.

“Aprender a controlar nuestras emociones es un desafío: evitar el drama, la negatividad y los chismes es el primer paso para mantener nuestra dignidad”, afirma Dupont.

“Meghan Markle tendrá que trabajar muy duro para perfeccionar esta habilidad, especialmente con la inevitable atención de los medios”.

9. Tener corazón

Pueden moverse en círculos altos, pero un royal perfecto nunca juzga.

“Una persona verdaderamente elegante y refinada comienza en nuestros corazones. Realmente no importa si eres de la realeza o no. Tratar a todos como iguales y mostrar amabilidad, respeto y consideración, independientemente de los antecedentes, la clase social, la educación o la nacionalidad de alguien es la marca de una persona realmente elegante y refinada”, puntualiza la experta.


Todo lo que debes de saber sobre nosotros

Te gratificamos por tomar tu valioso tiempo en leer este artículo. Por lo tanto, si aún no comentas este post en Facebook, al menos dime “Hola” y así sabré que me lees y si te ha gustado este artículo o te parece útil, por favor compártelo y lo verás en tu muro cuando quieras.

Este sitio web no proporciona ninguna recomendación médica dadas por especialistas, ni diagnósticos ni tratamiento profesional. Así que, lo recomendado es consultar con tu médico sobre alguna inquietud que tengas de tu problema médico.